El mulching se traduce habitualmente como acolchado. Esto es, se trata de abrigar el suelo, protegiéndolo tanto de las heladas en invierno como de la evaporación de agua en verano, pero también del ataque de las malas hierbas, entre otras ventajas.

 

Para ello, se recurre a distintos materiales, orgánicos con un espesor variable que oscila entre los 5 y 10 cm, que es lo que denominamos mulch.

 

"Las ventajas más importantes de esta técnica son que aumenta la retención de agua en el suelo, disminuye el efecto de las heladas en la planta, evita la proliferación de malas hierbas y la competencia radicular, enriquece el terreno y disminuye las labores de mantenimiento.

mulching 100 % orgánico
Bolos de mármol
Marmolinas
Traviesas ecológicas
Piedra de rocalla
Césped artificial
Madera plana
Plantas de exterior y de interior